Cómo preparar un biberón para bebé

Cómo preparar un biberón para bebé – Guía paso a paso

Una buena higiene es muy importante a la hora de preparar un biberón para un bebé. Si algo tienes que extraer de este post es esto, cuida la higiene durante la preparación para cuidar a tu bebé.

El sistema inmunitario de tu bebé no es tan fuerte como el de un adulto. Por tanto, los biberones, las tetinas y el resto del equipo de alimentación deben lavarse y esterilizarse antes de cada toma.

Esto reducirá las posibilidades de que tu bebé contraiga infecciones, especialmente diarreas y vómitos.

Instrucciones paso a paso para preparar un biberón

  • Paso 1: Llena un hervidor con al menos 1 litro de agua fresca del grifo (no utilices agua previamente hervida). Si no tienes hervidor puedes hacerlo con un cazo en la cocina de tu casa.
  • Paso 2: Hierve el agua, deja que entre en ebullición para matar las posibles bacterias y microbios. A continuación, deja que el agua se enfríe durante no más de 30 minutos para que se mantenga a un mínimo de 70°C.
  • Paso 3: Limpia y desinfecta la superficie que quieras utilizar.
  • Paso 4: Es muy importante que te laves las manos.
  • Paso 5: Si utilizas un esterilizador de agua fría, sacude el exceso de solución del biberón y la tetina o acláralo con agua enfriada (de la que estaba hirviendo en el hervidor), nunca lo hagas con agua del grifo.
  • Paso 6: Coloca la botella en una superficie limpia y desinfectada.
  • Paso 7: Sigue las instrucciones del fabricante y vierte la cantidad necesaria de agua en la botella. Comprueba que el nivel de agua es correcto. Vierte siempre primero agua en el biberón aún caliente antes de añadir la fórmula en polvo.
  • Paso 8: Llena sin apretar la cuchara con fórmula en polvo según las instrucciones del fabricante, y luego nivélala con el borde plano de un cuchillo limpio y seco o con la varilla de nivelación que se proporciona. Las diferentes latas de leche artificial vienen con diferentes cucharadas. Asegúrate de que sólo utilizas la cuchara medidora que viene con la fórmula.
  • Paso 9: Agarra el borde de la tetina y deslízalo en el anillo de retención, comprueba que esté bien ajustado y enrosca el anillo en el biberón.
  • Paso 10: Cubre la tetina con la tapa y agita el biberón hasta que se disuelva el polvo.
  • Paso 11: Es importante enfriar la fórmula para que no esté demasiado caliente para beberla. Para ello, mantén el frasco (con tapa) bajo el agua corriente fría.
  • Paso 12: Comprueba la temperatura de la leche artificial en el interior de tu muñeca antes de dársela a tu bebé. Debe estar a la temperatura del cuerpo, es decir, debe estar templado o fresco, pero no caliente.
  • Paso 13: Si queda leche materna en el biberón después de la toma, tíralo, no lo guardes para tomas posteriores ya que puede producir microbios.

Lo que puedes y no puedes hacer cuando preparas un biberón

  • Sigue las instrucciones del fabricante con mucho cuidado, ya que varían según la cantidad de agua y polvo que se vaya a utilizar.
  • No añadas polvo de fórmula adicional. Esto puede hacer que tu bebé esté estreñido o deshidratado. Una cantidad de polvo demasiado pequeña puede no proporcionar a tu bebé la nutrición suficiente.
  • No añadas azúcar ni granos a la comida del bebé.
  • No calientes nunca la comida del bebé en el microondas, ya que esto puede provocar un calentamiento desigual de la comida y quemar la boca de tu bebé.

Reduce el riesgo de contaminación

Aunque las latas y bolsas de comida en polvo para bebés estén selladas, a veces pueden contener bacterias.

Las bacterias se multiplican muy rápidamente a temperatura ambiente. Aunque los alimentos se guarden en el frigorífico, las bacterias pueden sobrevivir y multiplicarse, aunque más lentamente.

Para reducir el riesgo de infección, es mejor preparar los alimentos pieza a pieza, según los necesite tu bebé.

Utiliza agua potable fresca y hervida del grifo para hacer la comida. No utilices agua previamente hervida.

No dejes que el agua se enfríe en la tetera durante más de 30 minutos. Mantenlo a una temperatura de al menos 70C. El agua a esta temperatura matará todas las bacterias dañinas.

Recuerda dejar enfriar la comida antes de dársela a tu bebé. Puedes mantener el frasco (con la tapa puesta) bajo el agua fría del grifo.

No utilices agua embotellada para preparar la comida. No se recomienda el agua embotellada para preparar los piensos porque no está esterilizada y puede contener demasiada sal (sodio) o sulfato.

Deja un comentario