cuando llevar a un bebé a la guardería

Cuándo llevar a un bebé a la guardería

El momento en que tu hijo vaya a la guardería es una decisión personal y puede depender de muchos factores, como la duración de tu permiso parental, la capacidad de tu pareja para tomar el permiso, tus obligaciones económicas y si tienes otras opciones de cuidado de los niños, como los abuelos o el cuidado en casa.

La mayoría de los expertos coinciden en que cuanto más tiempo puedas esperar, mejor. De este modo, tienes tiempo para crear un vínculo seguro, curar completamente el cordón umbilical, averiguar los hábitos de alimentación y sueño, y acostumbrar a los padres y al bebé a la novedad del recién nacido.

Como muchas madres y padres que trabajan sólo tienen dieciséis semanas libres y sus familias dependen de sus ingresos, esperar hasta que el bebé sea mayor no siempre es una opción. La mayoría de las guarderías no aceptan niños menores de seis semanas, y muchas instalaciones no están equipadas para satisfacer las necesidades especiales de los bebés prematuros o de los niños con problemas médicos especiales.

Tabla de contenidos


Cuándo empezar a buscar guarderías

El mejor momento para empezar a buscar una guardería es durante el embarazo. Muchas buenas guarderías se llenan rápidamente y tienen listas de espera. Si sabes que tienes que volver al trabajo en un plazo determinado, empieza a buscar guarderías con tiempo. De este modo, podrás ocuparte de cualquier asunto relacionado con el cuidado del niño antes de ocuparte también del recién nacido, recuperarte del parto y afrontar las emociones de la vuelta al trabajo.

Qué buscar en una guardería

Asegúrate de hacer muchas preguntas sobre si la guardería está autorizada, la cualificación del personal, la proporción entre niños y cuidadores y cómo está estructurada la jornada. Los bebés también necesitan un entorno limpio y seguro cuando empiezan a explorar el mundo que les rodea.

Los bebés se desarrollan mejor en situaciones en las que reciben mucha atención personal de un cuidador, por lo que una guardería familiar puede ser ideal en esta etapa. Hay un número reducido de niños por cuidador, y éste puede responder rápidamente a las necesidades de los niños.

La proporción recomendada por el Consejo de Desarrollo Infantil es de un adulto por cada cuatro bebés nacidos antes de los 18 meses en un grupo de no más de ocho bebés. (Esto se aplica a cualquier entorno, ya sea a domicilio o no).

Construir el apego y la confianza con los cuidadores es muy importante para los bebés menores de 18 meses. La continuidad de los cuidados es el aspecto más importante en esta etapa. Los bebés necesitan tiempo para desarrollar el apego y la confianza con su cuidador.

Los bebés pueden crecer de manera saludable siempre que disfruten de mucha atención, amor, interacciones lúdicas con los cuidadores y ricas experiencias lingüísticas. Un buen cuidador es sensible a las necesidades del niño, expresa su afecto hacia los bebés y comprende las etapas de desarrollo del niño.

Un estudio de 2006 publicado por el Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano descubrió que el cuidado de los niños no pone en peligro el vínculo entre los bebés y sus madres, siempre que el niño reciba una atención sensible y positiva en casa.

Otras opciones de cuidado de niños

Las alternativas a la guardería son contratar una niñera o una guardería profesional o llevar a tu hijo al trabajo, al menos hasta que sea mayor. Analiza los pros y los contras de las distintas opciones de guardería, como el coste, la flexibilidad, la atención a tu hijo y otros factores que puedan ser importantes para ti.

Un último consejo

Los primeros días y semanas después de que tu hijo empiece la guardería pueden ser muy difíciles. Puedes sentir ansiedad, miedo o celos. Estos sentimientos son normales, y a medida que te sientas más cómoda con la guardería y veas que tu hijo está siendo atendido, deberías empezar a sentirte mejor con esta decisión.

Sin embargo, si te sientes mal por ello, confía en ti misma. No estás casada con una situación de cuidado de niños. Haz lo que sea mejor para ti y para tu familia.

Deja un comentario